Frases Celebres de: André Maurois (Émile Herzog)

Página 1 de 2 - Resultados 1 - 20 de 31

 Si todo el mundo supiese lo que todo mundo dice de todo mundo, nadie hablaría de nadie. 

 La memoria es gran artista; elige pero elige demasiado bien; hace para cada hombre, para cada mujer, del recuerdo de su [...] 

 Las manías de un gran hombre tienen que ser respetadas, porque el tiempo perdido en luchar contra ellas es demasiado [...] 

 El origen de todos los males es la codicia. 

 En literatura, como en genética, los cruzamientos son saludables. 

 La lectura de un libro es un diálogo incesante, en el que el libro habla y el alma contesta. 

 El ingenio contra sí mismo, es humor. 

 Si conociéramos a los demás como nos conocemos a nosotros mismos, sus actos más reprobables nos parecerían dignos [...] 

 La ilusión eterna; o por lo menos que renace a menudo en el alma humana, está muy cerca de ser una realidad. 

 Hablar de ilusiones, es admitir a la vez que existe una realidad no ilusoria. 

 Hay que desconfiar de la fuerza cuando se obtiene por medios artificiales. 

 El fracaso prueba la debilidad del deseo y no su temeridad. 

 El secreto de mi felicidad es tratar las catástrofes molestias y no las molestias como catástrofes. 

 Las familias son como los ejércitos: pueden ponerse a salvo mediante un prudente movimiento de despegue. 

 El sufrimiento despierta al espíritu, el infortunio es el camino de la sensibilidad y el corazón crece en la congoja. 

 El escritor que comienza una novela no sabe de manera precisa qué es lo que quiere escribir. Si lo supiera, palabra [...] 

 El arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza. 

 Lo dificil en una discusión no es defender nuestra opinión, sino conocerla. 

 Nada de acción sin disciplina. 

 Todo deseo estancado es un veneno.