Frases Celebres de: Benjamín Disraeli

- Resultados 1 - 20 de 20

 Hasta en el exceso existe una moderación. 

 La moderación es también un exceso. 

 La juventud es un disparate; la madurez, una lucha; la vejez, un lamento. 

 El hombre que come mucho debe ser bueno pues para comer mucho necesita una buena digestión, y la buena digestión [...] 

 Ningún gobierno puede mantenerse sólido mucho tiempo sin una posición temible. 

 La fortuna, el éxito, la gloria y el poder pueden aumentar la felicidad, pero no darla; sólo el cariño de la dicho. 

 La juventud es un disparate; la madurez, una lucha; la vejez, un remordimiento. 

 Hay personas divertidas que no interesan, y personas interesantes que no divierten. 

 Nunca discutir. Si en sociedad algunas personas difieren de tu modo de pensar, cambia de conversación. 

 El escritor que critica sus obras, vale tanto como la madre que critica a sus hijos. 

 Es mucho más fácil criticar que hacer justicia. 

 El comercio libre no es un principio, sino un recurso. 

 El hombre no es una creación de las circunstancias. Son éstas las creaciones del hombre. 

 Un hombre consciente cree en el destino; un inconsciente cree en la casualidad. 

 El carácter es más poderoso que la educación. 

 Lo que aparece como calamidad es muchas veces la fuente de la fortuna. 

 Lo verdaderamente mágico de nuestro primer amor es la absoluta ignorancia de que alguna vez ha de terminar. 

 El recuerdo de una amistad del colegio tiene cierta fuerza mágica: ablanda el corazón y hasta conmueve el sistema [...] 

 No hay mejor educación que la de la adversidad. 

 La acción nunca trae siempre felicidad; pero nunca hay felicidad sin acción.