Frases Celebres de: Benjamín Franklin

Página 1 de 3 - Resultados 1 - 20 de 49

 Quien quiera prosperar en sus negocios, consulte a su mujer. 

 Maneja tu negocio o él te manejará a ti. 

 Es contrario a las buenas costumbres hacer callar a un necio, pero es una crueldad dejarle seguir ha blando. 

 El hombre no nace del todo hasta cuando muere. 

 El mejor médico es el que conoce la inutilidad de la mayor parte de las medicinas. 

 El hombre pasa por delante de la casa del hombre laborioso, pero no se atreve a entrar en ella. 

 No hagas lo que no quieras que se sepa. 

 Cuando hables a un hombre, mírale a los ojos; cuando él te hable a ti mírale la boca. 

 Jamás hubo una guerra buena o una paz mala. 

 Había empleado toda su vida en conquistar la gloria y resulta que la gloria no valía nada. 

 En su propio país un genio es como el oro oculto en la mina. 

 El hombre es a veces más generoso cuando tiene poco dinero que cuando tiene mucho, quizá por temor a descubrir su [...] 

 Las puertas de la sabiduría nunca están cerradas. 

 El que vive de esperanzas muere de sentimiento. 

 Los hombres conocen antes la necesidad de curar sus enfermedades que sus errores. 

 A los veinte años, reina la voluntad; a los treinta, el ingenio, y a los cuarenta, el juicio. 

 No hagas ningún gasto como no sea para hacer bien a los demás o a ti mismo, es decir, no desperdicies nada. 

 Si quieres conocer el valor del dinero, anda y prueba a tomarlo en préstamo. 

 Es más fácil resistir al primer deseo que a todos los que le siguen. 

 Más vale estar solo que mal acompañado.