Frases Celebres de: Jacinto Benavente y Martínez

Página 1 de 4 - Resultados 1 - 20 de 72

 La noche ha prendido sus claros diamantes en el terciopelo del cielo estival. 

 En la pelea se conoce al soldado, sólo en la victoria se conoce al caballero. 

 En cuestión de árboles genealógicos, es mejor andarse por las ramas que atenerse a las raíces. 

 La única aristocracia posible y respetable es la de las personas decentes. 

 En cada niño nace la humanidad. 

 La música se divide en dos gran-des épocas: antes de la Marsellesa y después. Desde que la música se echó a la [...] 

 De lo que se dice en sociedad, lo que importa es que se tenga gracia; lo de menos es que sea verdad. 

 ¿Qué mujeres tendrá o habrá tenido en su casa el que no sabe que toda mujer es tan respetada en la calle para todo [...] 

 El hombre sería el más extraño animal del mundo si no existiera la mujer. 

 Todo es pensar en nuestra vida, todo es adiós, todo es partir, y es morir tanto nuestra vida, que lo de menor es morir. 

 Se comprende que acudan a que la autoridad les moralice el teatro, los que no saben contener su curiosidad por las [...] 

 Nada conviene tanto a un hombre como llevar a su lado a quien haga notar su mérito, que en uno mismo la modestia es [...] 

 ¡Permitid, señora conciencia, que nunca falte una amable mentira en nuestros labios cuando alguien llegue a pedirnos [...] 

 El amor pone siete velos ante nuestros ojos, pero el matrimonio es una especie de danza de los siete velos, antes de [...] 

 Para el amor de la esposa, para los amores santos y fieles que saben esperar, son nuestras flores tardías, las rosas [...] 

 El alma de la mujer ¡qué vale!, si dentro de ella no hay un alma de madre. 

 Cuando al nacerle a una mujer el primer hijo, de esa mujer no nace al mismo tiempo una madre; ya puede tener hijos que [...] 

 Nada más parecido que el mar en calma y la sonrisa de una mujer. Dice el azul del mar: navega; y dice la sonrisa: ama; [...] 

 Lo peor que hacen los malvados es obligarnos a dudar de los buenos. 

 Cuando hay que luchar por la vida en condiciones desventajosas, es preferible parecer malo a parecer débil.