Frases Celebres de: Johann Wolfgang von Goethe

Página 1 de 7 - Resultados 1 - 20 de 131

 La noche es la mitad de la vida, y la mejor vida. 

 Con los negocios sucede lo mismo que con el baile; hace indispensable que las personas bailen al mismo compás. 

 La ley es poderosa, pero más poderosa es la necesidad. 

 Entre los ladrones, los necios son los peores: nos roban a la vez tiempo y buen humor. 

 Cuando al hombre no le nace de dentro una cosa, es inútil quererla inculcar de fuera. 

 La música, en el mejor sentido, tiene menos necesidad de la novedad; antes bien, cuanto más antigua sea y más [...] 

 La mujer es la única vasija que aún nos queda donde verter nuestro idealismo. 

 Todo el mundo puede saber cuando me equivoco, pero no cuando miento. 

 Nunca cruza por la mente de los necios la manera como están encadenados el mérito y la fortuna; si no la tendrían [...] 

 Cuanto más desquiciada está la vida de la mente, más abandonada a sí misma queda la máquina de la materia. 

 Es fácil de comprender el espíritu que anima a la medicina; a todos estudia a fondo, grandes y pequeños, para dejar [...] 

 El amor es una cosa ideal; el matrimonio, una cosa real; la confusión de lo real con lo ideal jamás queda impune. 

 ¿Qué hay de exacto en las matemáticas sino la exactitud? Y ésa, ¿no es acaso una consecuencia del sentido interno [...] 

 El dicho aquel de que quien no supiera geometría no podría entrar en la academia del filósofo no significa en [...] 

 Las matemáticas no pueden eliminar ningún prejuicio, ni moderar la testarudez, ni atenuar el espíritu de partida; no [...] 

 La locura, a veces, no es otra cosa que la razón presentada bajo diferente forma. 

 La literatura universal es un término que ya está desprovisto hacia cierto punto de sentido. La época de la [...] 

 La literatura es el fragmento de los fragmentos; sólo se ha escrito una mínima parte de todo lo acontecido y de todo [...] 

 Nadie puede saber el límite de sus fuerzas hasta que las pone a prueba. 

 Ciertos libros parecen escritos no para que se aprenda en ellos, sino para que se sepa que el autor sabía algo.