Frases Celebres de: Lucio Anneo Séneca

Página 1 de 7 - Resultados 1 - 20 de 137

 Natural es que nos causen mayor admiración las cosas nuevas que las grandes. 

 Es bueno acortar la noche y añadir algo de ella al día. 

 El ánimo hace al que de cualquier condición le es permitido alzarse sobre Fortuna. 

 Es admirable, aun en el naufragio, aquel a quien el mar amotinado engulló asido al timón con todas sus fuerzas. 

 La armonía total de este mundo está formada por una natural aglomeración de discordancias. 

 Pensar que una esposa, un amigo, no valen el prolongar la existencia y obstinarse en morir, es propio de egoístas. 

 Después de la muerte no hay nada; la misma muerte no es nada. 

 Cuando llegue el día que debe separar los elementos divinos y humanos de mi compuesto, dejaré aquí el cuerpo, donde [...] 

 Vive con los hombres como si Dios te mirase; habla con Dios como si los hombres te oyesen. 

 Igual virtud es moderarse en el gozo que moderarse en el dolor. 

 El peor desastre de la maldad es que hay que perseverar en ella, porque los crímenes sólo pueden defenderse con otros [...] 

 Mucha es la ligereza humana que cada día echa los cimientos de una nueva vida y concibe nuevas esperanzas aun a las [...] 

 No existe cosa alguna que no pueda ser vencida por una labor asidua y por un cuidado diligente y atento. 

 Te diré una cosa para que juzgues nuestras costumbres: apenas encontrarás uno que pueda vivir con la puerta abierta. 

 Muchas veces deseamos cosas nocivas y no podemos discernir hasta qué punto son perniciosas, porque la pasión enturbia [...] 

 Por la intención deben juzgarse los favores y las injurias. 

 No hay cosa tan sangrada como un desgraciado. 

 No puedo decir quiénes me irritan más: si los que quieren que no sepamos nada o los que ni siquiera nos dejan ignorar. 

 Es mejor rendirnos con las armas en la mano, que huyendo en busca de refugio. 

 Nadie puede llevar por mucho tiempo el disfraz.