Frases Celebres de: Marco Tulio Cicerón

Página 5 de 5 - Resultados 81 - 96 de 96

 Pensar es como vivir dos veces. 

 No basta con alcanzar la sabiduría, es necesario saber utilizarla. 

 Nadie que confía en sí, envidia la virtud del otro. 

 Nada resulta más atractivo en un hombre que su cortesía, su paciencia y su tolerancia. 

 Los hombres son como los vinos: la edad agria los malos y mejora los buenos. 

 Los deseos deben obedecer a la razón. 

 Las enemistades ocultas y silenciosas, son peores que las abiertas y declaradas. 

 La necedad es la madre de todos los males. 

 La evidencia es la más decisiva demostración. 

 La confidencia corrompe la amistad; el mucho contacto la consume; el respeto la conserva. 

 Humano es errar; pero sólo los estúpidos perseveran en el error. 

 Estar contentos con lo que poseemos es la más segura y mejor de las riquezas. 

 El que enseña el camino al que va errado, luz en su luz le enciende y al él le alumbra habiéndola comunicado. 

 El hombre no tiene enemigo peor que él mismo. 

 Cuando aspiras a alcanzar el puesto más alto, recuerda que es honorable la segunda, o tercera posición. 

 Como nada es más hermoso que conocer la verdad, nada es más vergonzoso que aprobar la mentira y tomarla por verdad.