Frases Celebres de: Miguel de Cervantes Saavedra

Página 3 de 5 - Resultados 41 - 60 de 93

 No hay clavo tan fuerte que pueda detener la rueda de la fortuna. 

 La firmeza en los amantes es la parte más preciada. 

 ¡A buscar ventura, que la halla el que se muda! 

 ...merced, que así se han de llamar los favores de las damas. 

 La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando la gente se da cuenta del [...] 

 Que errar en lo menos, no importa, si se acertó en lo principal. 

 No se escribe con las canas sino con el entendimiento, el cual suele mejorarse con los años. 

 No se pueden ni deben llamar engaños los que ponen la mira en virtuosos fines. 

 A enemigo que huye, puente de plata. 

 Una cosa es alabar la disciplina y otra aceptarla. 

 No hay memoria a quien el tiempo no acabe, ni dolor al que la muerte no lo consuma. 

 No dudes, oh lector, no dudes sino que suele el disimulo a veces servir de aumento a las demás virtudes. 

 Procura ser tan discreta que no apures los pensamientos ajenos, ni siquiera saber más que nadie, aquello que quisiera [...] 

 ¡Amor, ayuda al deseo, puesto que me pusiste en él! 

 Los deseos se alimentan de esperanzas. 

 Siempre deja la ventura una puerta abierta en las desdichas para remediarlas. 

 Cuanto más se escudriñan las faltas de un impreso, tanto mayor es la fama del que lo compuso. 

 Ninguna ciencia, en cuanto a ciencia, engaña; el engaño está en quien no la sabe. 

 Siempre son destinadas las venganzas de los celos 

 Puede haber amor sin celos, pero no sin temores