Frases Celebres de: Miguel de Cervantes Saavedra

Página 4 de 5 - Resultados 61 - 80 de 93

 No hay ningún camino que no se acabe, como no se le opongan la pereza y la ociosidad. 

 Es tan ligera la lengua como el pensamiento, y si son malas preñeces de los pensamientos, las empeoran los partos de [...] 

 Al desdichado las desdichas le buscan y le hallan, aunque se esconda en los últimos rincones de la tierra. 

 Las sentencias cortas se derivan de una gran experiencia. 

 Cortas sentencias vienen de larga experiencia. 

 A un brindis de un amigo, ¿qué corazón ha de haber tan de mármol, que no haga la razón? 

 De altos espíritus es aspirar a las cosas altas. 

 La pluma es la lengua del alma. 

 Un buen arrepentimiento es la mejor medicina que tienen las enfermedades del alma. 

 No hay pecado tan grande ni vicio tan apoderado, que con el arrepentimiento no se quite del todo. 

 ¡Oh, solitarios árboles que desde hoy en adelante habéis de hacer compañía a mi soledad, dad indicio, con el [...] 

 Vístete bien que un palo compuesto no parece palo. 

 No se escribe con las canas sino con el entendimiento, el cual suele mejorarse con los años. 

 Los mayores contrarios que el amor tiene es el hombre y la continua necesidad. 

 La buena y verdadera amistad no puede ni debe ser sospechosa en nada. 

 Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero. 

 Llaneza, muchacho, no te encubras, que toda afectación es mala. 

 No es un hombre más que otro, si no hace más que otro. 

 Por la calle del “ya voy” se va a la casa del “nunca”. 

 No hay carga más pesada que una mujer liviana.