Frases Celebres de: William Shakespeare

Página 1 de 5 - Resultados 1 - 20 de 83

 El buen nombre es la joya más inmediata a las almas; el que hurta mi buen nombre, me arrebata una cosa que no lo [...] 

 El mundo entero es un teatro. 

 De tratar a cada uno según sus merecimientos, ¿quién escaparía al látigo? 

 Los mejores hombres son aquellos cuyas faltas los han formado. 

 A veces echamos a perder lo bueno por esforzarnos en lo mejor. 

 No hay marido peor que el mejor de los hombres. 

 Deseamos ver multiplicarse las más bellas criaturas, para que la rosa de la belleza no pueda nunca perecer. 

 Los males que se despiden, muestran su mayor perversidad en el momento de partir. 

 Guárdate de entrar en pendencia, pero una vez en ella, obra de modo que sea el contrario quien se guarde de ti. 

 Lloramos al nacer porque venimos a este inmenso escenario de dementes. 

 La mujer ligera hace al marido pesado. 

 No basta levantar al débil, hay que sostenerlo después. 

 El sabio no se sienta para lamentaciones, sino que se pone alegremente a trabajar para reparar el daño. 

 ¡Oh, padre, qué infierno de brujería se esconde en la pequeña órbita de una sola lágrima! 

 No temáis a la grandeza; algunos nacen grandes, algunos logran grandeza, a algunos la grandeza les es impuesta y a [...] 

 La inconstancia pierde antes de haber ganado. 

 Como las ratas que tragan vorazmente su propio veneno, nuestras inclinaciones corren detrás de un mal del que están [...] 

 Lo que hice, lo hice honradamente, guiado por la regla imparcial de mi conciencia; por eso no me veréis mendingar un [...] 

 La ignorancia es la maldición de Dios; el saber, es el ala que nos presta para volar al cielo. 

 No hay oscuridad, sólo ignorancia.