Frases Celebres de: misoginia

Página 1 de 2 - Resultados 1 - 20 de 23

 Pocas son las mujeres cuyo mérito dura más que la belleza. 

 Entre las mujeres existen curiosas formas desconocidas de prostitución, comparadas con las cuales la prostitución [...] 

 El hombre busca una esposa, pero la mujer busca un modo de vida. 

 ¿Vas con las mujeres? No olvides el látigo! 

 De la hermosura de las mujeres no sé qué fruto importante se saque, si no es que sea por accidente. 

 —Un penique por tus pensamientos —le dijo en una ocasión. Y cuando ella no respondió—: ¿No? Bueno, entonces [...] 

 ...deje el hombre de ser paciente y manso / imíteme pues con franqueza ruda / diré que la mujer es para los machos / [...] 

 El hombre llega a conformarse con la mujer que, por lo menos, deja que cicatrice la herida que causa. 

 Al que os desprecia seguís, al que os adora engañáis. 

 Cuanto más crees que sabes de ellas, de menos te enteras. 

 ...ella, por su código de honor, estaba obligada a exigirle el dominio del hombre sobre sí mismo y a despreciarle por [...] 

James Joyce

Etiquetas: Misoginia

 El espectáculo se inicia cuando la hembra percibe un número suficiente de candidatos. Uno a uno saltamos sobre ella. [...] 

 Los corazones de las mujeres son como esos pequeños muebles secretos, llenos de cajoncitos dentro uno de otros, que se [...] 

 Las mujeres son una presencia blanda y envolvente. A veces te envuelven por completo. Y entonces ya no puede volver a [...] 

 Ser amado no tiene gran importancia: para eso han sido creadas las mujeres, para amarnos. 

 Puede que algunas de ellas tengan una lengua honesta pero todas tienen el corazón sucio. 

 Son buenas amas de casa en el mejor de los casos, pero su perversidad es la mayor desgracia para el hombre. 

 Opinión fue de no sé qué sabio que no había en todo el mundo una sola mujer buena, y daba por consejo que cada uno [...] 

 La mujer tiene hambre, y quiere comer; sed y quiere beber. Está en celo y quiere ser satisfecha. ¡Qué gran mérito! [...] 

 Es preciso elegir entre amar a las mujeres o conocerlas; no hay otro medio.